English version

“All you need is love!” (Todo lo que necesitas es el amor!)

Así declaran Paul McCartney, Ringo Starr, George Harrison y John Lennon, mejores conocidos como “the Beatles”. Es una canción muy contagiosa que pega en la mente. Y parece que es el lema de nuestro tiempo.

No lleva mucho tiempo para descubrir este mensaje en la cultura. La Mujer Maravilla lo tenía. Al final (alerta: voy a explicar el final de la película por si a caso no la has visto!), a pesar de una explicación muy correcta de la maldad presente en la humanidad, ella declara que cree en la humanidad. ¿Por qué? Por el amor y la capacidad humana de amar. Podría hacer una lista larga de películas, canciones y libros que hablan de nuestra necesidad de amar y que debemos ser gente de amor. Se lo encuentra en toda la cultura popular – si solamente amáramos mejor, aceptáramos a otras personas por quienes son y trabajáramos juntos, entonces la vida sería muy genial. “Somos una gente, y deberíamos amarnos el uno al otro”.

Ahora, claro, estoy de acuerdo con todo esto. Deberíamos amarnos el uno al otro más. Somos iguales en valor. Deberíamos aceptar a otras personas (aunque “aceptar” y “estar de acuerdo con” no son el mismo). El amor es la fuerza más poderosa del universo y podría cambiar el mundo. En algún sentido es cierto – todo lo que necesitamos es el amor!

Desafortunadamente, somos muy malos con el amor.

Ahora, no quiero pintar un cuadro que no es justo o negar la realidad. Claro que la gente es capaz de amar. Y hay muchos ejemplos del amor. Somos (generalmente) buenos para amar a nuestra familia. Somos (generalmente) buenos para amar a nuestros hijos. Somos (generalmente) buenos para ser corteses y respetuosos durante nuestras interacciones cotidianas con otras personas. Somos (generalmente) buenos para amar a otros desde lejos, personas que están de acuerdo con nosotros, personas que nos tratan bien y personas que alinean con nuestras creencias y causas. Y podemos mostrar gestos dramáticos de amor por nuestros seres amados o en momentos de crisis. Entonces estamos capaces de amar y aun de un sentir un amor muy profundo y apasionado.

Lamentablemente, la vida no consiste de momentos de crisis y gestos dramáticos y personas que son fáciles de amar. La vida consiste de todos nosotros. Y cuando extendemos más allá de nuestra situación cómoda, el grado de amor que mostramos declina dramáticamente. Amamos a nuestros hijos, pero no al maestro que los trata injustamente, el bully que los está molestando o el patrón que no les da las horas que necesitan para sobrevivir. Amamos a nuestros prójimos – hasta que son inconvenientes o interfieren con nuestra paz y comodidad. Amamos a los pobres, siempre que solamente tengamos que sacrificar un poco para ayudarlos. Amamos a otras personas, a menos que no estén de acuerdo con nosotros políticamente o filosóficamente. Amamos a nuestros esposos o parejas con pasión, pero no siempre prácticamente. ¿Una cena bonita? ¿Una película? ¿Una escapada romántica? Claro!! ¿Levantar la ropa sucia? ¿Mostrar respeto y paciencia? ¿Perdonar una ofensa pequeña? No tan fácilmente. Amamos en un momento de crisis (un temblor, un muerte, un tiroteo, etc.), y luego se nos olvida y seguimos con nuestra vida lo más pronto posible.

Como dije, no quiero pintar un cuadro demasiado dramático, pero quiero mostrar lo obvio – no somos tan buenos en el amor como pensamos. Reflexiona sobre las siguientes preguntas:

  1. ¿Qué tan bueno amas a otros cuando estás cansado, estresado o no tienes motivación?
  2. ¿Qué tan bueno muestras amor a los que no están de acuerdo contigo?
  3. ¿Cuán rápido puedes perdonar a los que te ofenden? ¿O que te lastiman profundamente?
  4. ¿Cada cuánto de veras sabes lo mejor por alguien más, y cada cuánto nada más sigues la tendencia de la sociedad o adivinas a lo que es mejor? En otras palabras, es tu amor hacia ellos amor verdadero, o resulta en lastimarlos por accidente?
  5. ¿Cuán listo estás para sacrificar por otros para mostrar el amor? Y estoy hablando de un sacrificio verdadero – dejar de ir a restaurantes para dar dinero a los vagabundos en tu comunidad, o dejar tu propio plan por la noche para hacer lo que tu espos@ quiere hacer?

Mi punto (sobre todo con la última pregunta) no es culparte para hacer algo, o decir que nunca debes pensar en ti mismo. Hay que encontrar un balance entre cuidarte a ti mismo (ser sano) y sacrificarse por otros. Ni es mi deseo denigrar la idea del amor. Creo que “the Beatles” tenían sentido cuando cantaban que sólo necesitamos el amor. Es solamente que creo que necesitamos un poco de ayuda para amar, y amar bien. Y estoy más o menos seguro que yo sé por dónde buscar esa ayuda.

En la Biblia, encontramos una frase corta pero interesante: “Dios es amor” (1 Juan 4:8). También encontramos una de las descripciones más hermosas del amor (1 Corintios 13:1-8, 13), una descripción del poder del amor (Cantares 8:6-7), y el mejor ejemplo del amor en la persona de Jesús, quien vivió una vida de amor y luego estaba preparada morir por nosotros para restablecer nuestra conexión con Dios.

Pero hoy en día, hemos desconectado el amor y Dios. Hemos hecho el amor nuestra meta, sin reconocer que no somos muy aptos en identificar el tipo de comportamiento que muestra el amor, y que solamente tenemos éxito en eso a veces – sobre todo hacia aquellos que son difíciles de amar. Además, el amor, siendo en su turno un concepto, un sentimiento o un verbo, no es algo que podemos capturar o agarrar muy firmemente. Es escurridizo, fácilmente descaminado y a menudo mal informado. Es una amante inconstante. Sobre todo cuando está guiado por nuestro corazón, sobre el cual el profeta Jeremías dice, “nada hay tan engañoso como el corazón. No tiene remedio” (Jeremías 17:9). En la misma manera que tendemos a pensar que el amor es la respuesta a todo, igual pensamos que somos lo suficientemente buenos para entenderlo y guiarlo en la dirección que debería ir. Hay una buena razón por la cual Jesús mismo dijo, “Nadie es bueno sino sólo Dios” (Marcos 10:16). Aunque a veces amamos bien, a menudo no lo hacemos. Necesitamos ayuda.

Entonces ¿por dónde la encontramos? Creo que no existe ninguna fuente mejor que Dios mismo, quien es amor y la fuente de todo amor. No hay mejor ejemplo que Jesús, quien nos modeló el amor (aun hacia los difíciles y cuando le costó muchísimo), y quien nos ofrece el amor incondicional que anhelamos. No existe ninguna guía mejor que la Biblia, que nos muestra qué Dios ama y cómo debería ser el amor, en vez de lo que las ideas inconstantes de nuestra cultura tratan de decirnos. No existe un poder mejor que el Espíritu Santo, Cristo mismo viviendo dentro de nosotros, para ayudarnos a amar cuando es imposible hacerlo por nuestra propia fuerza.

El cristianismo siempre se ha definido por su amor. En diferentes lugares y tiempos, los seguidores de Cristo han olvidado eso, se han desviado por la cultura, han fallado y han modelado muchas cosas que no son el amor. Y a veces, aun con la ayuda de Dios, es difícil sabor como amar bien. Pero en Dios (más específicamente, en Cristo) tenemos la fuente, el ejemplo, la guía y el poder para poder vivir vidas de amor.

Si tú, como muchos otros, anhelas que nuestro mundo sea un lugar del amor, te animo a establecer esa conexión con Jesús, o (si ya eres cristiano) examinar cuidadosamente tu vida en la luz de su ejemplo y dirección.

El amor es todo lo que necesitamos. Siempre que entendamos que “el amor” es “Dios”.

 

Wallpaper gracias a Analaurasam.
https://analaurasam.deviantart.com/art/wallpaper-all-you-need-is-love-388228814

One thought on “¿Es el amor de veras suficiente?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s